21 de diciembre de 2007

A la mierda... esto de vivir iba en serio.

PUTA MADRE, PUTA CIUDAD, PUTA TODO.

La realidad atraviesa el cuerpo
con grandes espinas.
Molestan.
Pinchan.
Duelen.

La puta acrovacia
de mantenerse parado,
la cosa cotidiana
de comerse la cabeza.

Verse venir los dardos,
y putearlos.
Cagarse en las patas
por algunos tamaños.
Y sentirlos.
Atravesar lentamente la carne
hasta llegar al hueso y gritar
la puta madre que lo parió, carajo.
Y volverlos a putear.

Pero cuando no duelan,
ni pinchen,
ni molesten si quiera,

será por estar acostado,
peor que la real patada en el tujes,
será por estar carajomente yaciendo,
eternamente esfumado.

Mustafá Hernández.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

así nomás es la vida... supongo.

que estés bien. saludos

11:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home


�¶ª!"·$%&/()=?¿º1234567890'¡^*`+¨ç´�;:_,.-><\|@#¬[]{}
Soy del torito de mataderoS